QUESO PASIEGO

De corteza seca, fina y lisa, amarillo intenso el tono, el queso pasiego tiene una pasta blanda de color amarillo tenue y ojos muy pequeños distribuidos irregularmente.

En boca es blando y nada elástico; muy mantecoso al paladar, de sabor suave, poco salado y ácido.

Recuerdos a yogur y notas de nata dulce. Postgusto a mantequilla